Intoxicación por huevo

Aunque los huevos sean unos de los alimentos más ricos en nutrientes, y más económicos, de entre todos los que nos ofrece la naturaleza, es importante tomar ciertas precauciones al ingerirlos, asegurándonos en la medida de los posible de que lo que estén frescos y en buen estado.

El interior de los huevos pueden guardar esa desagradable sorpresa llamada salmonella, que puede provocar la temida salmonelosis, especialmente cuando los huevos están poco cocidos o crudos.

Cómo reducir la posibilidad de padecer una intoxicación por huevo

Intenta adquirir siempre huevos pasteurizados, o productos que tengan entre sus ingredientes esta clase de huevos. No tendrás ningún problema, ya que tiene una gran disponibilidad.

Mantén refrigerados los huevos una temperatura inferior a los 5 grados, y cuando los compres asegúrate que estén igualmente refrigerados en las tiendas a las que acudas.

Los huevos sucios, y especialmente los rotos, debes desecharlos de inmediato.

Cocina los huevos hasta que clara y yema estén firmes.

Asegúrate de que todos los alimentos que contengan huevos poco cocidos o crudos, como por ejemplo la tarta tiramisú, los aderezos de ensaladas como la César o la salsa holandesa, estén únicamente hechos con huevos pasteurizados.

Después de cocinar huevos o alimentos que contengan huevos, cómelos rápidamente o, de no ser posible, mételos en el frigorífico.

La gravedad de la enfermedad por salmonella

Los grupos de riesgo, como es el caso de personas con problemas en el sistema inmunológico, niños menores de 6 años y adultos con edades superiores a los 65 años, pueden enfermar de una forma muy severa por consumir huevos con salmonella, llegando en ocasiones a un desenlace fatal.

Los grupos que no son de riesgo suelen padecer esta enfermedad de 4 días a una semana, siendo su trtamiento a base de antibióticos.

Los síntomas suelen ser: cólicos abdominales, fiebre, vómitos y diarrea. Suelen aparecer entre las 6 horas y los 6 días posteriores a la ingesta del huevo en mal estado.

Como ves, tomar las máximas precauciones a la hora de comer huevos y alimentos con huevos no es ninguna tontería. Uno de los platos más peligrosos son las ensaladillas rusas durante el verano, no siendo muy aconsejable pedirlas en restaurantes que no sean de la máxima confianza.

marioarmenta

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *