Cómo hacer natillas de huevo

En este post vamos a mostrarte la receta más tradicional y clásica de natillas de huevo, que se preparan de una forma rápida y sencilla, y que después de unos días reposando en el frigorífico alcanzarán su punto óptimo de sabor (también puedes comerlas antes, seguirán estando riquísimas).

Con esta receta conseguirás el maravilloso aroma que aporta el limón y la canela, además de esa textura cremosa tan característica de este popular postre.

Acompañadas de galletas y con su dulzor en su punto justo, quedarán de auténtico escándalo.

Ingredientes para preparar natillas de huevo (4 raciones)

Estos son los ingredientes con los que deberás contar en tu cocina para preparar unas fabulosas natillas de huevo:

  • Leche: 500 ml. Suele utilizarse leche entera, aunque si estás mirando por la línea y quieres utilizar leche desnatada, te saldrán igualmente cremosas y riquísimas.
  • Canela: 1 rama.
  • Piel de la mitad de un limón.
  • Huevo: 3 yemas.
  • Maicena: 10 gramos.
  • Azúcar: 70 gramos.
  • Galletas: 4 o 8, dependiendo de si quieres ponerle a cada ración dos galletas, una arriba y otra abajo, o simplemente quieres poner la de la parte de arriba.
  • Canela en polvo: la suficiente para ornamentar las natillas.

Preparación de la receta de natillas de huevo caseras

Lo primero es aromatizar la leche. Coloca 400 ml de leche a fuego lento en un cazo., añádele la piel de limón y la ramita de canela. Los 100 ml restantes de leche resérvalos para diluir la maicena.

Cuando comience a hervir la leche apaga el fuego y deja que repose unos 30 minutos. Durante este reposo tanto el limón como la canela desprenderán su apetitoso aroma. Tras el reposo cuela la leche y resérvala.

En un recipiente mezcla el azúcar y las yemas de huevo con una batidora o unas varillas.

Diluye en 100 ml de leche la maicena, combina maicena y leche con las claras y la leche aromatizada y remuévelo todo hasta que obtengas una crema homogénea.

Precalienta el horno a 180 grados.

Añade agua en una fuente, vierte las natillas en los moldes y colócalos en el interior de la bandeja o fuente de agua, como si flotaran.

Con un papel de aluminio cubre los moldes para que con el calor no se haga costra. El tiempo de cocción será de entre 10 y 15 minutos. Controlando su cuajado desde el minuto 10.

Deja enfriar las natillas de huevo y coloca una galleta en su centro, para que este blandita en el momento en que las vayas a comer.

Por último, espolvoréala con canela y mételas en el frigorífico.

Ya tienes tus deliciosas natillas de huevo caseras.

marioarmenta

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *