Cómo hacer mayonesa sin huevo

La mayonesa es para muchos imprescindible a la hora de cocinar, base de un gran número de recetas y aderezo delicioso de infinidad de alimentos y platos. Su versión clásica apenas tiene 2 ingredientes, pero es también posible preparar una sabrosa mayonesa sin huevo, también conocida como lactonesa. Esta variedad de la mayonesa es ideal para personas con alergia a los huevos o para que el riesgo de los huevos crudos sea menor.

La elaboración de la mayonesa sin huevo es rápida y sencilla. Puedes emplear un robot de cocina, un procesador o una batidora de vaso, pero sin duda lo más práctico es utilizar la tradicional batidora de brazo.

Puedes utilizar el aceite que prefieras, aunque la mayor calidad la encontrarás siempre en el aceite de oliva virgen extra.

Puedes obtener una buena cantidad de lactonesa con unos 100 ml de leche, aunque tienes muy fácil corregir su volumen y textura añadiendo sobre la marcha algo más de aceite y/o leche.

Ingredientes de la mayonesa sin huevo o lactonesa

Estos son los ingredientes que necesitarás para elaborar una mayonesa sin huevo para 4 personas:

  • 100 ml de leche entera a temperatura ambiente. Puede ser con y sin lactosa.
  • 200 ml de aceite de oliva.
  • Sal a tu gusto.

Otros ingredientes que pueden ser opcionales son la mostaza de Dijon, el vinagre de Jerez y el zumo de limón.

Cómo hacer mayonesa sin huevo o lactonesa

La mayonesa sin huevo es muy fácil de hacer y solo te llevará unos 10 minutos.

Verter la leche en el vaso de la batidora o en otro recipiente similar, colocando la batidora de forma que toque el fondo. Batir durante unos 20 segundos sin moverla, a baja velocidad, de modo que se le empiece a dar volumen.

Añade poco a poco el aceite de oliva sin que dejes de batir. Mantén el brazo de la batidora al fondo sin que se mueva hasta que comience a crecer y emulsionar.

Cuando el aceite se quede en la superficie, sigue batiendo, pero esta vez bajando y subiendo la batidora, para ayudar de esta forma a la emulsión.

Continúa añadiendo aceite poco a poco hasta que la textura conseguida sea la deseada.

Echa sal e incorpora algunos posibles aromas, como el vinagre, el zumo de limón o la mostaza. Bátelo todo bien.

Guárdalo en un recipiente hermético y limpio en el frigorífico hasta el momento de servir.

marioarmenta

Sobre el autor

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *