Cómo saber si un huevo está malo, podrido o bueno

Comer un huevo podrido puede provocar problemas de salud graves. Ahora bien, ¿cómo saber si un huevo está bueno, en perfectas condiciones de ser consumido?

Los huevos que se dejan fuera del frigorífico durante mucho tiempo, con temperaturas que superan los 10º, pueden estropearse y ponerse en mal estado para su consumo.

En este post vamos a explicarte cómo saber si un huevo está malo y por qué no debes consumirlo en ningún caso para evitar intoxicaciones.

Cómo identificar los huevos que están frescos

Antes de plantearnos cómo saber si un huevo está malo es necesario saber identificar los huevos frescos.

En primer lugar hay que fijarse en la fecha de caducidad que aparece en en su empaquetado, intentando siempre comprar los que presenten una fecha más alejada en el tiempo. En el caso de que no conste la fecha de caducidad, es la fecha de envasado o de puesta de los huevos lo que marcará su frescura. En este supuesto la mejor opción es elegir los huevos que presenten una fecha de puesta o envasado más cercana en el tiempo.

Por último, procura revisar siempre las cáscaras de los huevos evitando los que estén dañados, rotos o sucios.

Cuánto duran los huevos frescos

seis huevos

Los huevos pueden mantenerse en buenas condiciones estando fuera del frigorífico entre 7 y 10 días. Los huevos que están guardados en la nevera, algo que siempre es recomendable, pueden estar listos para el consumo aproximadamente de 3 a 5 semanas.

Sin embargo, la mayoría de expertos recomiendan que los huevos sean consumidos en los 28 primeros días después de su puesta, ya que a partir de ese momento pierden buena parte de sus propiedades nutritivas y el peligro de que se pongan malos aumentan sensiblemente.

Cómo conservar los huevos

La OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) recomienda que los huevos no estén fuera del frigorífico por más de 2 horas, puesto que es en la nevera donde conservan mejor su frescura.

Ahora bien, ¿cómo es la mejor forma de dejar los huevos en el frigorífico? Habrás observado que los huevos siempre presentan una misma posición en el interior de la huevera. No es algo casual. Es esa postura la que permite que los huevos puedan expulsar de una forma correcta el vapor de agua, y también que absorban los gases que necesitan a través de sus cáscaras porosas.

Si se invierte la posición, las cámaras de aire de las bases, que son las que garantizan el intercambio de gases y agua, podrían dañarse, y también el contenido de los huevos. Es por esto que es fundamental que los huevos se conserven siempre con la punta hacia abajo.

Al mismo tiempo, teniendo en cuenta que las cáscaras de los huevos son porosas, no es recomendable lavarlos con agua, ya que les quita su cutícula protectora, que es la que previene la aparición de bacterias que causan la salmonella. Esta es una de las principales causas de la aparición de huevos podridos.

Si un huevo presenta algún tipo de suciedad y consideras oportuno limpiarlo, lo más recomendable es hacerlo con un paño seco y limpio.

En cuanto a los huevos cocidos, ya sean con la cáscara o descascarados, lo mejor es conservarlos en el interior de la nevera durante un periodo que no supere los 7 días. Asegúrate de refrigerarlos en las 2 horas posteriores a su cocción, y nunca dejes los huevos cocidos refrigerados por más de 2 horas a temperatura ambiente, intentando consumirlos cuanto antes después de sacarlos de la nevera.

Cómo reconocer un huevo podrido

Son diferentes las formas de cómo saber si un huevo está malo. A continuación te mostramos los trucos más efectivos.

Examinar el huevo al trasluz

Los huevos con cáscaras rotas suelen estar contaminados en su interior. Para estar seguro puedes ponerlos al trasluz y agitarlos circularmente. Mientras estén rotando la yema debería mantenerse en el centro. De no ser así es probable que te encuentres ante un huevo podrido.

Introducir el huevo en un vaso de agua

Si introduces un huevo en un vaso de agua y flota, lo más probable es que sea un huevo podrido. Los huevos frescos se hunden con rapidez.

Agitar el huevo

Si agitas un huevo y oyes en su interior el sonido del líquido, posiblemente sea un huevo podrido. La clara de los huevos frescos ocupan todo el cascarón, por lo que no se oye nada al ser agitados.

Consecuencias de comer un huevo podrido

No sabemos si podrías llegar a hacer caca verde, pero ojo, porque lo puedes pasar muy mal si te comes un huevo podrido.

Ingerir un huevo podrido puede conllevar serios problemas de salud: salmonella, infecciones de estómago, dolores, vómitos…

Niños y ancianos son quienes más están expuestos a contraer salmonelosis graves, aunque en cualquier segmento de edad es recomendable acudir al médico ante cualquier sospecha de haber ingerido un huevo podrido, más si ya se han empezado a experimentar los primeros síntomas de una intoxicación.